domingo, 30 de agosto de 2015

"Dejen que mi familia baje del auto"; pidió Rosa Elena Escobar a sicarios


*** De los tres sujetos, uno se cubría el rostro con las mangas de su misma sudadera; era el conductor*** Portaban armas cortas.

Fuente: Diario Presencia
Sábado, 29 de agosto de 2015 10:21          
 Rosa Elena Escobar López, el día que fue levantada, llegaba a casa a bordo de su vehículo Tiida, color blanco, a su lado viajaba una de sus hijas y atrás su cuñada, al estacionar la unidad, aparecieron dos sujetos, uno de cada lado y las encañonaron; ella, volteándolos a ver, les pidió que le permitieran bajar a su familia del vehículo.
Los ejecutores dijeron ser de la PGR (Procuraduría General de la República), pero no mostraron identificación oficial; uno más esperaba en la camioneta color verde oscuro, tipo Explorer, según lo asentado en la investigación judicial abierta tras los hechos acontecidos.
Permitan que baje mi familia, suplicó la hoy extinta, con semblante aparentemente tranquila, lo hicieron, y en ese momento le abrieron la puerta a ella y la bajaron al tiempo que le colocaban las esposas, por lo que su cuñada, esposa de un hermano de Rosa Elena, exigió a los supuestos policías que le mostraran la orden de aprehensión, pero no hubo respuesta.
A Rosa Elena la condujeron a la camioneta cuyo motor siempre permaneció encendido; el conductor con aspecto nervioso espejeaba para ver si no llegaba la verdadera policía, una vez arriba, el chofer sumió acelerador a fondo para salir a toda velocidad de la colonia Campo Nuevo.
A los pocos minutos llegaron elementos de la Policía Municipal, ya que vecinos del lugar reportaron los hechos al ser testigos de la violenta acción, aunado a que en ningún momento estuvieron convencidos que se tratara de elementos de la PGR.
Irónicamente, ahora que se realizan las investigaciones por el crimen de Escobar López de 47 años de edad, ningún vecino ha querido declarar, todos dicen no haber visto ni escuchado nada; hay miedo y prefieren callar ante los cuestionamientos de agentes judiciales enfocados a las indagatorias.
De acuerdo con información a la que diario Presencia tuvo acceso, en un principio su familia pensó que realmente sí se trataba de elementos de la PGR, pues Rosa Elena Escobar anteriormente había tenido algunas diferencias con personal de la Comisión Federal de Electricidad, quienes en más de dos ocasiones llegaron a su domicilio a realizarle algunas notificaciones relacionadas al consumo y la reconexión del servicio.
Sin embargo, la delegación de la PGR de Coatzacoalcos descartó al siguiente día tener en su poder a dicha persona o tener alguna investigación abierta contra ella, por lo que sus familiares presentaron la denuncia de manera formal contra quien resultara responsable por el delito de privación ilegal de la libertad.
Como ya se informó oportunamente, el desenlace fue fatal; Rosa Elena apareció ejecutada y con manos amordazadas con cita canela en un camino de terracería del ejido Francisco Villa, perteneciente al municipio de Minatitlán, a escasos cuatro kilómetros de la congregación El Cerro de Nanchital, convirtiéndose en la sexta mujer asesinada de forma violenta durante lo que va de 2015.

La agencia del Ministerio Público Especializada en Delitos contra la Libertad, Seguridad Sexual y contra la Familia a cargo de la fiscal Mercedes Robles Antonio, es quien se encuentra a cargo de las investigaciones, pero ante la ausencia de su titular, quien está incapacitada por cuestiones de salud, se tornan lentos los avances y guardan total hermetismo con respecto al caso. Las únicas declaraciones que hay hasta el momento son las de sus familiares.

Aramburuzabala a López Dóriga: “No hay negociación posible con un extorsionador”

La empresaria María Asunción Aramburuzabala. Foto: Benjamin Flores
La empresaria María Asunción Aramburuzabala.
Foto: Benjamin Flores

María Asunción Aramburuzabala, una de las mujeres más acaudaladas de México, habla con Proceso acerca de la demanda que interpuso contra quienes presuntamente intentan extorsionarla, de manera especial contra Adriana Pérez Romo, esposa del conductor estelar de Televisa, Joaquín López Dóriga. La heredera del Grupo Modelo detalla las amenazas que, afirma, le hicieron en el sentido de usar el espacio televisivo controlado por el periodista para difamarla. “Nunca en 24 años (de su negocio inmobiliario) me había sucedido algo así”, sostiene, y remata: “No soy inútil y mucho menos corrupta. Mi dinero no es mal habido, como el de él”.


MÉXICO, D.F. (Proceso).- Una auténtica “historia de terror”, extorsiones, uso desmedido de la fuerza pública capitalina, una serie de cinco clausuras y de falsos defensores de intereses vecinales se hilvana en la disputa hecha pública entre el comunicador más importante del Grupo Televisa, Joaquín López Dóriga, y la empresaria María Asunción Aramburuzabala, una de las mujeres más acaudaladas del país, quien decidió romper el silencio e interponer una demanda penal, el viernes 14, por varios delitos contra quienes la amenazaron con frenar su desarrollo inmobiliario de la calle Rubén Darío 225, en Polanco, en una de las zonas de mayor plusvalía inmobiliaria en el Distrito Federal.
En esta trama, en primer lugar está involucrada Adriana Pérez Romo, esposa de López Dóriga, quien no es la primera vez que amenaza con utilizar la influencia mediática de su marido. En 2002, el delegado en Miguel Hidalgo, Arne Aus Den Ruthen, recordó en sus cuentas de redes sociales que el conductor de Televisa le pidió autorizar una obra ilegal en un predio de su esposa, en Polanco. “Aprende a no meterte con la esposa de un comunicador”, lo amenazó López Dóriga ante la negativa.
En un tono similar, López Dóriga intentó amedrentar a Aramburuzabala tras las amenazas de su esposa. Al rememorar la llamada telefónica del comunicador, la empresaria le repite a Proceso el mensaje que le envió a López Dóriga: “No te confundas. Yo estoy litigando en tribunales, no en medios. Lo que estoy haciendo es exponer tu modus operandi, tu porquería”.
Destapado el escándalo el viernes 21 a raíz de una nota en el periódico Reforma, López Dóriga sólo ha respondido a través de su cuenta de Twitter, sin negar la extorsión:
“Niego rotundamente la dolosa implicación de Reforma: No he ‘litigado’ el problema vecinal con el negocio de la señora Aramburuzabala en Polanco.
“Quien sí ha litigado en medios la defensa de su negocio ha sido la señora Aramburuzabala: 6 primeras planas en Reforma a favor de su desarrollo.”
Otro personaje implicado es el exdiputado federal panista Mario Alberto Becerra Pocoroba, cercano al expresidente Felipe Calderón, quien a nombre de los vecinos del edificio colindante, de Rubén Darío 223, y de Pérez Romo planteó una extorsión que asciende a casi 10 millones de dólares y fue grabado en un video difundido por los representantes de Aramburuzabala.
A su vez, el actual jefe de Gobierno capitalino, Miguel Ángel Mancera, ha dejado correr las clausuras y las estafas, a pesar de que él reconoció ante Aramburuzabala, en un encuentro privado, que “todo está correcto” en el proyecto de las torres de 122 departamentos.
De entrada, la heredera del emporio de Grupo Modelo y accionista de Grupo Televisa hasta enero de 2006, separa a los directivos de la televisora de su disputa con López Dóriga. Recordó que ella tuvo un encuentro con Emilio Azcárraga Jean y éste se comprometió a no tomar parte en el conflicto.
(Fragmento del reportaje que publica la revista Proceso 2026, ya en circulación)

`La Gaviota’, la solitaria de Los Pinos


Angélica Rivera, esposa de Enrique Peña Nieto. Foto: Eduardo Miranda
Angélica Rivera, esposa de Enrique Peña Nieto.
Foto: Eduardo Miranda
En el proyecto presidencial de Enrique Peña Nieto, su relación con la estrella de Televisa Angélica Rivera fue clave para fabricarle una historia de telenovela. Sin embargo, cuando el priista llegó a la Presidencia, su esposa fue desplazada para que no robara cámaras ni se repitiera el incómodo protagonismo de Marta Sahagún…  Los escritores Guadalupe Loaeza y Alejandro Sánchez esbozan, en sendas entrevistas, sus retratos de una mujer que fue usada para darle brillo al presidente, luego relegada de las funciones oficiales y que, al concluir el sexenio, a decir de Loaeza, será “la ex en todos los sentidos”.


MÉXICO, D.F. (Proceso).- Por el gusto de aparecer en revistas del corazón, Angélica Rivera Hurtado colocó en el escaparate público la propiedad que estrenaba al iniciar el sexenio de su marido, Enrique Peña Nieto. Con ello rompió el histórico cerco de protección del que gozaban las “primeras damas”, pues se exhibió como parte de la opaca relación entre el Grupo Higa y Los Pinos.
Activo de campaña, su noviazgo con el candidato del PRI encontró cobertura en medios de espectáculos y revistas del corazón. Contribuyó  a la sobreexposición mediática que caracterizó a Peña Nieto. Pero pronto pasó de ser el centro de las miradas, sensación de las giras proselitistas y objeto de deseo para las revistas frívolas, a la inexperta que propició el escándalo de la “Casa Blanca de Las Lomas” y motivo de escarnio público.
La compra de un vestido de lujo en medio de la indignación multitudinaria por la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa y al menos un viaje a Italia sin su marido, arrecian el escrutinio. Se difunden como notas de gran interés los videos de sus desplantes hacia Peña Nieto, grabados en actividades protocolares.
La escritora Guadalupe Loaeza ha seguido con atención las vicisitudes de las esposas de los presidentes desde que Marta Sahagún mostró sus ilusiones de suceder a Vicente Fox en la presidencia. Desde noviembre, cuando la imagen de Rivera quedó tan vulnerable, la enfocó también, pero como a una víctima. Y ofrece un dato: Rivera está escribiendo un libro.
Escritora de éxito, le da una pista: “Yo le recomendaría que cuente, que diga todo lo que le han hecho los feos”.
Formada en la élite capitalina, cuyas vivencias y valores reflejó primero en su libro Las niñas bien y luego en Las abuelas bien, Loaeza observa sus limitaciones con tono condescendiente:
“Pobrecita. Es una mujer enojada, resentida, que reacciona como toda mujer enojada: con las herramientas que tiene a su alcance. Porque quedó como la dueña de la Casa Blanca y así va a pasar a la historia, al grado de que ni siquiera va a poder salir a la calle.
“Ella tenía una trayectoria con muchos esfuerzos: ya había tenido un divorcio y la había pasado mal, con la responsabilidad de las tres hijas, con ganas de salir adelante. Trabajadora, luchona, conquistó la fidelidad del país que seguía sus telenovelas y, de pronto, toda su imagen se vino abajo”.
(Fragmento del reportaje que se publica en la revista Proceso 2026, ya en circulación)

32 meses de Peña: 57 mil 410 asesinatos

Artículo de Enrique Mendoza y Adela Navarro /Semanario Zeta

29 DE AGOSTO DE 2015 

Escena de una ejecución.
Escena de una ejecución.
De poco le ha servido al gobierno de Enrique Peña Nieto reiterar que durante su gestión las cifras de los homicidios han ido a la baja. Su discurso en ese sentido no se sustenta en la realidad, según documenta el semanario Zeta, de Tijuana, en la edición que comenzó a circular de manera simultánea a este número de Proceso. A partir de cifras recabadas en varias instituciones públicas del país, el equipo de periodistas  tijuanenses comprobó que durante los primeros 32 meses de gestión peñanietista ha habido 57 mil 410 homicidios dolosos.  Así llega el mexiquense a su tercer informe de Gobierno. Estos son los resultados de la investigación de Zeta. 

MÉXICO, D.F. (Proceso).- El discurso del “México en paz” y la ausencia de una estrategia pública e integral de combate al narcotráfico y al crimen organizado en la administración de Enrique Peña Nieto han redundado en un incremento de los asesinatos, producto de la violencia y la inseguridad en el país.
En los primeros 32 meses del regreso del Partido Revolucionario Institucional a Los Pinos suman 57 mil 410 los homicidios dolosos.
Si comparamos estas cifras con el periodo correspondiente a los primeros 32 meses del sexenio del panista Felipe Calderón Hinojosa o con sus tres últimos años de gobierno, la cifra de Peña Nieto supera el pasado inseguro.
El Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP) reportó 33 mil 347 averiguaciones previas por homicidio doloso entre el 1 de diciembre de 2006 y el 31 de julio de 2009; es decir, en los primeros 32 meses del calderonato. La misma institución registró 47 mil 988 averiguaciones previas y víctimas por homicidio doloso del 1 de diciembre de 2012 al 31 de julio de 2015, los primeros 32 meses del actual sexenio.
Al llegar ambos mandatarios a su tercer informe de Gobierno, oficialmente Peña Nieto supera a Calderón con 14 mil 641 asesinatos intencionales.
Asimismo, mientras en el sexenio de Calderón, Zeta documentó 83 mil 191 ejecuciones, en el de Peña Nieto fueron 57 mil 410 sólo en 32 meses; es decir, de mantenerse el promedio de mil 794 asesinatos mensuales, el mandato peñista registró alrededor de 130 mil asesinatos intencionales.
Pero si equiparamos los primeros tres años de administración de Peña, con los últimos tres de Calderón, considerando que la inseguridad arreció al final del sexenio pasado, la administración priista tampoco sale bien parada.
De 2010 a octubre de 2012, el último trienio de Calderón, se contabilizaron 61 mil 775 asesinatos relacionados con el crimen organizado y el narcotráfico. Durante los 32 meses de Peña, de diciembre de 2012 a julio de 2015, los muertos han caído por cientos hasta llegar a 57 mil 410; si se considera el promedio de mil 800 homicidios dolosos por mes, para octubre de 2015 sumarán 62 mil 810 los ejecutados, y para diciembre se situaría en 66 mil, sobrepasando la cifra acumulada en el último trienio de su antecesor.
La diferencia en la política de combate a la inseguridad entre ambos gobiernos es sustancial. La seguridad fue el eje del sexenio de Calderón; las reformas lo han sido en el de Peña. Ni una ni otra han funcionado.
(Fragmento del reportaje que se publica en la revista Proceso 2026, ya en circulación)

SSP detiene a sujeto 18 tubos de papel con marihuana; en Hueyapan de Ocampo

alt
*Los traía escondido dentro de una mochila, mientras caminaba por la zona centro de Covarrubias.
*Los policías se dieron cuenta que este se puso nervioso cuando pasaron cerca de él.

Germán Méndez Rodríguez

Hueyapan de Ocampo, Veracruz 29 de agosto 2015.- En el municipio de Hueyapan de Ocampo, personal de la Secretaría de Seguridad Publica Región IX, destacamentados en la ciudad de San Andrés Tuxtla, aseguró a un sujeto con 18 tubos de papel, conteniendo hierba verde y seca con las características propias de la marihuana.
Fue en un recorrido de vigilancia por la calle principal de la zona centro de la localidad de Juan Díaz Covarrubias, donde los uniformados, observaron a una persona del sexo masculino, que caminaba con una mochila al hombro.
Mismo que al ver que se acercaban los policías estatales, se puso nervioso e intentó evadirlos, por lo que los policías le dieron alcance.
Fue al momento de revisar el contenido de la mochila, cuando encuentran 18 tubos de papel, mismos que contenían marihuana, con un peso aproximado de 400 gramos.
Este sujeto dijo llamarse Alfredo Canela Belli, de 35 años de edad, con domicilio en calle Jalisco, de la colonia Benito Juárez, de localidad de Juan Díaz Covarrubias.
Tras la flagrancia del delito, este sujeto fue trasladado a la ciudad de San Andrés Tuxtla, en donde fue puesto a disposición de la agencia del ministerio público investigador. El Piñero de la Cuenca

Tribuna del Sur No. 259, Edición Impresa

La Edición Impresa 259, del Semanario Tribuna del Sur, ya se encuentra a la venta en los estanquillos de periódicos y revistas de la zona de Acayucan. Si todavía no le llega, pídaselo a su voceador. . . . Mil gracias por su preferencia.

Primer Car Fest Acayucan